Perder la vida

“Perder la vida sin vivirla, es como desperdiciar el regalo más hermoso que Dios nos pudo haber concedido”. Peter Vergara

Si yo tuviera el poder…

“Si yo tuviera el poder de regresar a mis errores del pasado, posiblemente los dejaría así, porque fue gracias a uno de ellos que te conocí, y aprendí a amar esa nueva oportunidad de vivir de verdad.”

¡Quiérela!

https://historiasfurtivasblog.wordpress.com/2017/08/24/quierela/

PRVR Huellas Literarias Blog

¿Cuál es mi camino?: cuando lo humano falla, quizás sea hora de voltear tu mirada hacia lo alto… Amazon

Confiamos ciegamente en las cosas humanas, y a veces hay que hacerlo hasta cierto limite, pero cuando todas esas situaciones provocan el desaliento y la crisis en nuestra existencia, y nos detiene en el camino emprendido, es tiempo de reflexionar, detenerse, y enfilar nuestra existencia en la dirección correcta con la ayuda del que nunca falla: Dios. Cuando todo lo humano falla, quizás sea hora de voltear nuestra mirada a lo alto…

 

A la venta en Amazon: rxe.me/VPX6QP

Tiempo de hacer las paces con mis demonios, y seguir adelante con mi vida. Amazon

Siguiendo la misma línea de Tu Peor Enemigo Siempre Serás Tú, este libro te enseña que muchas veces esos demonios grandes, pequeños, internos, son los que habitan en nosotros desde niños en la gran mayoría de las ocasiones, y que según van pasando los años se convierten en monstruos que amenazan con devorar nuestros más hermosos sueños. Y no podemos permitirlo.
Tiempo De Hacer Las Paces Con Mis Demonios es exactamente lo que buscabas hace tiempo, una historia que sacudirá tu fibra interna, la que desesperadamente buscaba la manera de salir del caos en que tu vida se ha convertido, y te hará ver, a pesar de que lo niegues, que tus demonios o problemas pueden acabar contigo en cualquier momento si lo permites. Está en ti el evitarlo. ¿Eres capaz de hacerlo? ¿Quieres ser feliz algún día sin tener que mirar los residuos del pasado que no te dejan vivir? Creo que puedes lograrlo, juntos podemos hacerlo, porque si yo vencí mis casi perennes demonios, también tú puedes hacerlo. Es cuestión de querer con verdadera pasión. ¿Quieres vencer tus demonios? Estás leyendo el libro correcto…

Amazon: rxe.me/YR0XYZ

Tu peor enemigo siempre serás tú en Amazon

Nunca permitas que otras personas gobiernen tu vida, ni tampoco que las situaciones tristes y dolorosas de tu pasado, o del hoy, te limiten una vida plena en el mañana. Como seres humanos libres y en búsqueda siempre perenne de la felicidad, no podemos permitirnos el lujo de que esos temores que están arraigados en nuestros corazones, y que paralizan nuestras vidas, nos detengan en nuestro camino hacia una existencia plena de bienestar y felicidad. Así como tampoco debemos admitir que no tenemos derechos a ser igual que los otros. Solamente vivimos una vez. ¿Por qué permitir que otros vivan nuestra vida, cuando aún tenemos un universo hermoso que conocer?
Eres tu peor enemigo es una mini-guía, y un pequeño extracto de unas pocas, no todas, experiencias en mi vida, que me ayudaron a superarme a mí mismo, en aras de lograr esos sueños que en su momento creí inalcanzables. 
No permitas que alguien te diga lo que tienes que hacer; hazlo tú, lo que quieras, cuando quieras, ahora, no mañana, sino ahora, porque tienes todo lo que necesitas en tu interior.
Cuando aprendas a confiar en tu fortaleza interior, lograrás finalmente alcanzar tu estrella.

A la venta en Amazon: rxe.me/MLR33M

Al Final del Abismo, cuando la arrogancia destruye al verdadero amor… Amazon

Carlos es arrogante, superficial, y carente de nobles sentimientos. Posee los atributos necesarios para sobresalir en la artificiosa sociedad: juventud, atractivo, excelente empleo… hasta que, sorprendentemente, descubre que nada de esto funciona cuando de enfrentar a la tormentosa encrucijada en que se encuentra su vida se trata. Diana lo ama en secreto, pero también lucha por sobrevivir de la continuas amenazas del cruel supervisor que la hostiga sexualmente en su trabajo y de reivindicarse ante los ojos de aquellos que la desprecian por creer lo que no es. El soberbio hombre tendrá que sufrir golpe tras golpe, dolor tras dolor, lágrima tras lágrima, para aceptar finalmente en su corazón que es imposible huir de uno mismo cuando no se tiene la fortaleza necesaria para correr. Entonces comprenderá que la verdadera lección de vida no se aprende en los bares, los salones de baile, o en los sentimientos falsos y vacíos, sino en los misteriosos designios del caprichoso destino que ahora lucha apasionadamente junto a él para ayudarlo a escapar de las tempestuosas profundidades del abismo. 

Al Final del Abismo es una novela intensa, subyugante, palpitante, acorde con nuestros tiempos modernos. Una historia que penetrará hondamente hasta las recónditas fibras íntimas de cada ser humano y le enseñará, en la cruda realidad, que la vida no es un tonto juego en el que gana el mejor, sino el que más lo merece.

 

Amazon:  rxe.me/C2F70S

Porque nadie ayuda a un perdedor…

Sé que hoy es un día para olvidar. Un viernes que marca posiblemente el inicio de la tristeza para muchas personas que conozco, y quizás la muerte de sus sueños largo tiempo acariciados. Situaciones que en ocasiones están fuera de nuestro control, pero en la que siempre pusimos nuestro granito de arena al no saber escoger el camino a recorrer tiempo atrás. Pero no es tiempo de lamentarse por los errores cometidos, sino el momento de comenzar nuevamente a buscar en nuestros corazones la mejor opción futura para seguir adelante. No hay tristeza ni mal que dure cien años, y eso lo he aprendido en carne propia, ni tampoco ser humano que soporte el destrozo de sus anhelos por cosas, ni llamadas personas que ni siquiera valen la pena mencionar. Nadie ayuda a un perdedor, como se titula este capítulo de un libro de mi inspiración, pero tampoco ayudamos al que, siendo un perdedor, no se levanta de entre los muertos y comienza a vivir la vida que desea. Las circunstancias y pesares del mundo acaban hoy, mañana, o en pocos años, gracias a Dios. Debemos mantener la fe, y la esperanza, de que algún día no muy lejano, veremos caer estrepitosamente la causa de nuestro sufrimiento, para bien. Somos triunfadores, aun en la derrota. Prohibido olvidar esto…

 

Así de sencillo. Las personas, por su condición humana, admiran desde siempre a la gente que han sabido superarse a sí mismos, que han logrado seguir adelante por la ruta escabrosa de la vida, saltando todos los obstáculos, y llegando victoriosos a la meta impuesta por ellos mismos. Porque eso hay que decirlo: la persona triunfadora logra vencer sus temores, y se impone metas y límites para lograr sus sueños, no como los demás mortales que abandonan el barco cuando ya la orilla de la tierra prometida se vislumbra en el horizonte. Por abandonar el barco en aguas tempestuosas es que nunca logramos llegar al puerto de la felicidad como individuos, y por hacerle caso al miedo que nos asalta cada vez que algo bueno está a punto de llegar, es que nunca podremos ser llegar a ser todo aquello que anhelamos desde lo más profundo de nuestros corazones.
La gente odia al perdedor, pero y ellos, ¿son verdaderos triunfadores en esa encrucijada que llamamos vida? ¿O son tan perdedores como lo eres tú en este momento por no creer en ti mismo?
Ser un perdedor no significa el ser derrotado por situaciones o personas, o por mejores trabajos y parejas, o mejores carros y joyas que tengan los demás, sino que ser perdedor significa el abandonar todo cuando puedes recuperarte de esa derrota, aprender, y seguir adelante como si nada, porque por cada vez que algo no nos sale bien, existen mil maneras de que salgan mejor la próxima vez, digo, si eres capaz de perseverar en el intento, seguir adelante, y olvidar cómo te sentiste al recibir el golpe, soltarlo, y enfilar nuevamente el derrotero de tu existencia por ese escabroso camino hasta llegar a tus sueños.
Los triunfadores persiguen sus sueños hasta que mueren, no abandonan porque algo sale mal en el camino, sino que entierran sus derrotas, sus temores, sus dudas, y siguen caminando como si nada, porque ellos saben, al igual que yo, y tú ahora, que el miedo, cuando te aprieta el corazón, te lo aprisiona de tal manera, que sientes pavor de lo que viene a continuación, y te llega a inmovilizar tanto, que no eres capaz de discernir el siguiente paso para salir de esas garras oscuras que nublan tu pensamiento y te impiden continuar.
El miedo es paralizante, no lo puedo negar, porque lo he sentido toda mi vida, y todavía sé que lo sentiré hasta el día que muera.
¿Pero qué puedo hacer? ¿Dejar de luchar? ¿Abandonar mis sueños? ¿Dejar que ganen los demás que me dicen perdedor?
No. Jamás. Venceré mis dudas, aplastaré mis miedos, los enterraré en el cementerio de los YO NO PUEDO, y seguiré adelante con mi vida.
Pero jamás me permitiré vivir la vida de otro, cuando yo estoy plenamente capacitado para vivir la mía a toda intensidad, y feliz.
Tú también puedes, y si has llegado hasta aquí leyendo todo esto, es porque realmente quieres ser feliz superando a los enemigos ocultos del miedo que te impide progresar y lograr lo que quieres.
Sólo es cuestión de preguntarte lo siguiente:
¿Tengo lo que se necesita para vencer mis miedos?
Tengo confianza en ti.
Por supuesto que sí tienes lo necesario.

Capítulo del libro Tu peor enemigo siempre serás tú, de venta en Amazon http://a.co/2iWCST6 y en otras librerías como Apple iBooks, Kobo, Barnes and Noble, Smashwords, Scribd, y otras.