Cambia tu imagen y proyecta una gran seguridad de si mismo | Grandes Medios

Cambia tu imagen y proyecta una gran seguridad de si mismo

13 Agosto, 2017

personas seguras

Desde hace un tiempo, cuando inicie la formación de personas en el maravilloso y fascinante mundo del lenguaje corporal ya sean estudiantes de Coaching, practicantes de programación Neuro Lingüística, Líderes coach, negociadores o supervisores lo primero que hago es formularles la siguiente pregunta poderosa ¿Y tú te ves como piensas que te ves?

Busco con esta interrogante llevarlos a reflexionar y a la búsqueda de la autoconciencia sobre si su cuerpo proyecta la imagen que ellos tienen en sus mentes sobre si mismo. La respuesta en un gran porcentaje coincide en señalar que no hay coincidencia en la forma como ellos actúan con su cuerpo y la forma como creen ellos que son percibidos por las personas que los rodean.

Cambiar para ser exitoso

En el mundo actual, donde las actividades cotidianas y comerciales se hacen a un vertiginoso ritmo. La era global y sus nuevas generaciones han impuesto unas relaciones personales de corta duración y de alto impacto. Atrás quedo esos largos procesos para conocer al cliente o al líder. La inmediatez de las comunicaciones demanda de resultados también inmediatos. Una persona segura de sí misma atrae más oportunidades que alguien que no lo es. Quien tiene confianza en sí mismo conoce sus capacidades y las expone, mientras que quien no lo es tendrá tantos miedos que éstos le impedirán demostrar sus virtudes.

Ser personas seguras puede abrirnos muchas puertas, desde conseguir un trabajo hasta emprender un proyecto sin miedo al fracaso. Incluso en los momentos más difíciles, la seguridad nos ayudará a levantarnos y realizar proyectos exitosos. En muchos casos, según mi experiencia luego de haber realizado un importante numero de sesiones de Coaching, y horas de impartir formación muchas personas fallan no es por falta de capacidades cognoscitivas o de habilidades físicas para el desempeño de alguna función sino que su fallo es debido a que no saben comunicar y proyectar la seguridad de una persona conocedora o experta en determinado asunto.

¿Cómo comunican las personas seguras?

Desde la Ontología del Leguaje, el filosofo chileno Dr. Rafael Echeverría nos ha señalado que la comunicación es la danza entre el lenguaje y las emociones, para tener Ud. una comunicación que proyecte seguridad y auto confianza debe primero saber identificar sus estados emocionales, cuales son sus disparadores emocionales y como afectan su cuerpo y mente. De esta manera cada vez que escuche palabras, frases en voz de personas que causen en Ud. algún tipo de incomodidad emocional vaya preparando su reacción con el fin de evitar que se manifiesten sus propias emociones.

Es muy importante que tenga en cuenta el siguiente planteamiento teórico que formulo desde mi experiencia como coach: “El lenguaje no verbal es el lenguaje de la mente inconsciente, es a mi juicio el lenguaje de la verdad emocional, Es el lenguaje que comunica los estados emocionales de las personas” por lo tanto debe tener en su mente una imagen de seguridad y de confianza y así lo trasmitirá.

¿Cómo convertirnos en personas seguras?

Para lograr el objetivo de convertir en una persona que trasmita una percepción de poder y de máxima seguridad al momento de comunicarnos, deben ustedes realizar una combinación de técnicas:

Una de ella es el pensamiento o visualización de la Según de la posición de seguridad que se desea instalar en su comportamiento; el psicólogo francés Émile Coué, señala que si repetimos varias veces al día “soy una persona segura” terminaremos creyéndolo y actuando como tal, porque la mente es capaz de producir un comando pre acondicionado cuando así se requiera.

Si somos seguros, transmitiremos a los demás ese sentimiento y ellos también terminarán por creerlo. Desde nuestro cuerpo también podemos influir en la forma como pensamos y por ende en la forma como hablamos. Este planteamiento coincide con lo señalado por El psicólogo británico Richard Wiseman menciona que “al comportarnos como si nos sintiéramos felices y con confianza es el camino correcto para comenzar a ser felices y tener más confianza”

Desde su cuerpo, a través de movimientos corporales específicos también puede Ud. trasmitirle a su mente la información necesaria para ayudarle a construir esa seguridad que tanto anhela veamos algunos de los que yo más recomiendo mis alumnos:

1. Realiza Movimientos Deícticos: Gestos deícticos: son los que se emplean para señalar o indicar algo. El más habitual y visible es el que se realiza señalando con el dedo índice para designar alguna función a alguien, pero también pueden hacerse este tipo de indicaciones con la mirada, la elevación de las cejas o incluso haciendo un breve movimiento con la cabeza para elevar el mentón.

2. Utiliza tus Manos: Uno de los mayores problemas de los oradores es el que hacer con sus manos cuando habla ante su público. Acompasa tus palabras con movimientos suaves de tus manos. Que vayan bailando con tus palabras. Nunca hagas movimientos que parecen más rápidos que tus palabras.

3. Gestos de micro expresiones faciales: Los gestos que hacemos con nuestro rostro son una parte esencial del lenguaje corporal, pues dan pie a un sinfín de malinterpretaciones. Cuando no comprendemos algún tema podemos hacerlo saber por ejemplo abrir mucho los ojos es señal de que no estamos entendiendo, cerrar los labios con fuerza transmite tensión o que tratamos de mantener el control de nosotros mismos.

4. Brazos Cruzados: Al menos que te encuentres en un lugar cuya temperatura sea para ti demasiada baja, y el frio te haga temblar, nunca te cruces de brazos para hablar con otra persona y mucho menos aprietes los puños.

5. Saludo: Es una valiosa norma de cortesía y denota mucha seguridad en si mismo, cuando llegues a un lugar es imprescindible saludar a todos los presentes, los conozcas o no. Acércate, preséntate y ofréceles tu mano, y de aquellos que ya conozcas, llámalos por su nombre de pila eso te abrirá de par en par las puerta de su mente para recibir tu mensaje.

6. Al tomar asiento debes mantener una postura erguida, con los hombros elevados, puedes tener las piernas cruzadas o no como te sientas mas cómodo(a) y con la mirada hacia tu principal interlocutor esto transmitirá seguridad. Por el contrario, ver hacia el suelo o doblar los hombros te hará ver como una persona que no cree en sí misma. Esta es una técnica infalible.

7. Cuando estés conversando y la Duda hace su aparición en las montañas de tu mente, no dejes que se extienda, ya que surgirán gestos como el rascarse la cabeza, poner los dedos cerca de la “cien”. Lo mejor contra la duda y el descreimiento es utilizar la mas importante herramienta de coaching “La Pregunta Poderosa “e indagar que lo que quieres saber.

8. Si por cosas del Dios supremo, o por razones medicas tienes algún tipo de tic nervioso que haga que alguna parte de tu cuerpo se mueva involuntariamente o tienes el habito de comerte las uñas o cualquier otro parecido lo mejor es declararlo a tu audiencia en vez de tratar de ocultarlo.

Espero que estas recomendaciones plasmadas en esta cortas líneas te ayuden a convertirte en la persona que proyecta la seguridad y confianza en si mismo que tanto deseas tener, en mis talleres de lenguaje corporal o mediante sesiones de Coaching personal podrás adquirir mas y valiosos conocimientos para cambiar tu imagen.

Norberto Peña Quintero

https://www.grandesmedios.com/personas-seguras/amp/

Peter R. Vergara Ramírez Blogs

Sueño de una noche de relatos Zoe Ruiz

“Sueño de una noche de relatos” es una selección de historias que abordan la tragicomedia de la vida en cualquier época o lugar del mundo, mediante múltiples temas y formatos. Sueño de una noche de Relatos (Spanish Edition) https://www.amazon.com/dp/B074P4VXY1/ref=cm_sw_r_cp_api_hlpOzb313FW15

Peter R. Vergara Ramírez Blogs

“NUNCA TE RINDAS” Blog Ambar Vereliz

https://ambarverelizdenovelayotrasyerbas.wordpress.com/2017/09/06/nunca-te-rindas/

Peter R. Vergara Ramírez Blogs

Cuando el universo conspira a tu favor blog Consejos del Conejo

Existe un concepto contrario a la paranoia y es la pronoia, donde la persona siente siempre que el Universo conspira en todo momento para su beneficio. La entrada CUANDO EL UNIVERSO CONSPIRA A TU FAVOR aparece primero en Consejos del Conejo.

a través de CUANDO EL UNIVERSO CONSPIRA A TU FAVOR — Consejos del Conejo

La amarilla flor blog Mis historias y otros devaneos

Camino por el campo y la naturaleza guía mis pasos sosegados, sin rumbo fijo, siguiendo solo las sendas que se dibujan en un paisaje bañado por el sol, lleno de verdes y amarillos, amarillos y verdes. Se mueve el sol y gira la amarilla flor. Verano por fin. Mi segundo haibun para los amigos de Haiku […]

a través de La amarilla flor — Mis historias y otros devaneos

Mi pasión por escribir…duele. – Peter R. Vergara Ramírez

Mi pasión por escribir… duele

Si alguien me hubiese dicho, varios años atrás, que yo escribiría novelas de misterio o libros de motivación, me habría reído a carcajadas, incrédulo.

Recuerdo que, en mi niñez, y luego mi adolescencia en ruta hacia la adultez temprana, me fascinaba escribir. Lo que fuese. Relatos, poemas, cartas de amor; todo lo imaginable.

Pero nunca me vi como un escritor.

Y menos de los buenos, pues autores con talento había muchos por esa época, aunque no tantos en la actualidad, por la facilidad asombrosa para publicar que brindan las grandes plataformas digitales.

Antes se escribía con amor, y por amor. Con talento, con mensajes desde el alma, el espíritu; el corazón, y hoy, tiempo presente, se escribe pensando en el dinero que esto implica en caso de despuntar en el difícil universo literario, lo que no es tan sencillo como algunos lo pintan, pues aparte de una buena historia, una narrativa y personajes fenomenales, y un estilo pulcro al escribir, se requiere un mercadeo del producto inmenso cuando de posicionar tu historia se trata, porque como dije anteriormente, hay muchos escritores por ahí, pero autores con talento, muy pocos, e incluso, algunos escritores llegan a la cumbre del éxito debido al mercadeo, pues sus historias carecen de las virtudes necesarias para ser consideradas como grandes libros de la historia.

Todo por el bendito mercadeo. He visto, en el poco tiempo que llevo inmerso en las redes sociales, plataformas digitales y blogs literarios, una inmensidad de autores excelentes, fenomenales, buenos en verdad, cuyas historias se pierden en el ostracismo y no llegan a cautivar a los lectores por falta de los recursos necesarios para promocionarlas, o el no saber cómo hacerlo para que brillen en el firmamento literario.

Yo he pasado por ese mismo calvario, el de querer sobresalir con mis libros en este universo, y no ha sido sencillo. En ocasiones pasan semanas enteras antes de poder vender un simple libro electrónico, y en otras, vendo varios libros al día y me posiciono en los primeros lugares del escalafón mundial de Amazon, Apple, Barnes and Noble y otros. Pero la dicha no dura más de eso. Al otro día vuelvo a caer en la lista de libros ignorados al que el lector no puede llegar porque la plataforma digital te ignora completamente en aras de promocionar a los escritores, no los autores, de puro mercadeo y escaso talento y corazón.

Repito, no ha sido fácil. Paso las noches enteras hasta el amanecer pensando, buscando en mi interior la forma de llegar donde anhelo, y me frustro, me desespero, derramo lágrimas de impotencia en la soledad de la noche en mi fútil búsqueda del reconocimiento literario y el no poder llegar a los lectores que realmente buscan una buena historia para leer.

En ocasiones siento el deseo de abandonar, de izar las velas, de renunciar a mis sueños, pero esa sensación dura únicamente el pensamiento de ese momento.

Me recupero, cierro los ojos, los vuelvo a abrir, doy otro paso, y sigo. Nada ni nadie me hará abandonar mi meta, mi sueño, especialmente cuando veo a otros verdaderos autores que han atravesado por las mismas circunstancias descollar hacia la fama y el éxito literario. Los admiro, sinceramente, porque sé que esto no es fácil, y reconozco que todavía me falta un largo trecho para alcanzarlos, porque ellos no tan solo han llegado por su inmenso talento a la hora de escribir, sino también por el corazón que han puesto en la batalla cuando ya las lágrimas no los dejaban seguir en medio de la oscuridad.

Algún día venceré por completo mis miedos, y estaré ahí, junto a ellos, en el pedestal en el que nos colocan los lectores que sí saben apreciar cuando un autor pone su alma en cada palabra…

Apúntenlo.

Peter R. Vergara Ramírez —autor

http://amazon.com/author/petervergararamirezhttp://vergram.net/2017/09/08/mi-pasion-por-escribir-duele/

Peter R. Vergara Ramírez Blogs

6 consejos psicológicos para escribir mejor

Consejos de la ciencia cognitiva para ser mejores escritores

Por
Maria Fernanda

07/04/2016

Unsplash / Pixabay

Las palabras escritas son gran parte de nuestras vidas y de nuestra historia. Aunque no seamos escritores profesionales, podemos encontrarnos con las ganas o el deber de escribir, y ésta no siempre es una tarea sencilla (empezando por el tan temido “síndrome de la página en blanco”).Steven Pinker es un científico cognitivo y lingüista de Harvard, autor de varios libros, que recientemente ha sido ubicado dentro de los los 100 psicólogos más eminentes de la era moderna. En su obra The Sense of Style: The Thinking Person’s Guide to Writing in the 21st Century (El sentido del estilo: La guía del ser pensante para escribir en el siglo XXI), ofrece consejos y guías para escritores basado en investigaciones sobre el modo en que trabaja el cerebro y las formas de aprovecharlo para mejorar las habilidades de escritura (útiles tanto para quien recién piensa que quizás le gustaría empezar a escribir, como para el que le saca chispas a la pluma desde hace tiempo):

1) Cuidado con la “Maldición del Conocimiento”

No es tu culpa que tu escritura no sea clara, en serio. La razón principal es que el cerebro no está programado para escribir claramente. Una vez que sabés algo, asumís que los demás también lo saben.

La “maldición del conocimiento”, explica Pinker, es la inhabilidad que tenemos de imaginar cómo sería no saber algo que sabemos. El escritor no se detiene a pensar en lo que el lector no sabe… y eso lleva a escribir de manera poco clara.

Sponsor exclusivo:

En el libro antes mencionado, Pinker sostiene que la mejor manera de evitar este problema (considerado como el principal problema de los escritores) es mostrando un borrador de tu trabajo a alguien, y averiguar si tiene sentido para esta persona, si puede seguirlo.

“SOMOS DEMASIADO CONFIADOS, A VECES AL PUNTO DEL DELIRIO, EN NUESTRA HABILIDAD PARA INFERIR QUÉ PIENSAN LAS OTRAS PERSONAS”

“Psicólogos sociales han encontrado que somos demasiado confiados, a veces al punto del delirio, en nuestra habilidad para inferir qué piensan las otras personas, incluso las personas cercanas a nosotros. Sólo cuando le preguntamos a esas personas descubrimos que lo que es obvio para nosotros no es obvio para ellos. Es por eso que los escritores profesionales tienen editores… Ni siquiera es necesario que tus críticos sean una muestra representativa de tu audiencia pretendida. Suele ser suficiente con que ellos no sean vos,” explica Pinker.

2) Sé visual y conversacional

En su libro, Pinker explica que un tercio del cerebro humano está dedicado a la visión, y grandes franjas al tacto, la audición, al movimiento y al espacio. Agrega que muchos experimentos han mostrado que los lectores entienden y recuerdan mucho mejor el material cuando este es expresado en lenguaje concreto que les permita formar imágenes visuales.

Por otra parte, aconseja ser conversacional y pensar en el lector como un igual, destacando que esa igualdad lleva al lector a sentirse como un genio, en cambio, una mala escritura, una escritura que busca impresionar, en el mejor de los casos hará sentir al lector como un tonto (y a nadie le gusta sentirse un tonto), o podría hacer quedar como un tonto al mismo escritor. Un estudio examinó la eficacia de la estrategia utilizada por muchos estudiantes universitarios que admitieron haber aumentado la complejidad de sus vocabularios de manera deliberada para dar la impresión de inteligencia. En algunos de los experimentos se manipuló la complejidad del texto y se encontró una relación negativa entre la complejidad y la inteligencia evaluada.

Para hallar la adecuada simetría entre lector y escritor, Pinker sugiere que imagines que estás en una conversación con un lector que es tan competente como vos, pero que simplemente no conoce algunas cosas que vos si conocés. La idea es orientar al lector para que pueda ver con sus propios ojos algo que vos ya habías notado y que él no ha notado todavía, en lugar de concentrarse en la actividad de las personas que han estudiado sobre el asunto.

3) Ubicá al lector

Contale al lector cuál es tu punto, desde el principio. Un estudio encontró que tener un conocimiento del contexto relevante es un requisito previo para la comprensión lectora.

Pinker explica que los lectores siempre tienen que completar los antecedentes, leer entre líneas, conectar los puntos. Y eso significa que ellos aplican su propio conocimiento anterior para entender el texto en cuestión. “Si no saben qué conocimiento anterior aplicar, cualquier pasaje de escritura será tan superficial y elíptico que será incomprensible.”

Básicamente, el escritor tiene que mostrarle claramente al lector cuál es el tópico del texto y cuál es el punto. Muchos escritores son renuentes a hacer esto porque piensan que le quitaría el suspenso al texto. Pero lo cierto es que el suspenso no es útil si las personas no tienen idea de lo que estás hablando y dejan de leer después del primer párrafo.

EL ESCRITOR DEBERÍA DEJAR CLARO A LOS LECTORES QUÉ ES LO QUE ESTÁ TRATANDO DE ALCANZAR

El lector debería saber adónde lo está llevando el escritor a medida que avanza. En el libro The Sense of Style, Pinker sostiene que “el lugar exacto en que el punto de un texto es presentado es menos importante que el imperativo de divulgarlo en algún lugar no muy lejano del principio.” Reconoce que existen comediantes, ensayistas y autores de novelas de misterio que pueden construir la curiosidad y el suspenso y luego resolverlo todo con una revelación repentina, pero todos los demás escritores deberían esforzarse por informar (y no por asombrar), y eso significa que deberían dejar claro a los lectores qué es lo que están tratando de alcanzar.

4) No hace falta que sigas las reglas (pero intentalo)

Cuando se trata de escribir correctamente no hay una policía del lenguaje. Los diccionarios no son libros de reglas, dice Pinker, es más, los editores de diccionarios leen mucho y se mantienen atentos a nuevas palabras o nuevos sentidos usados por muchos escritores en muchos contextos, y adhieren o cambian las definiciones de manera acorde.

Es cierto que seguir las reglas hace que nuestra escritura sea mejor, en promedio, pero se recomienda la creatividad. El lenguaje es cambiante, y es mejor conocer las reglas antes de romperlas.

¿Cómo aprender las reglas sin tener que volver a las clases de primaria?

5) Lee, lee… y lee un poco más

Las guías para escribir son excelentes herramientas, pero cualquiera que quiera mejorar su escritura necesita leer mucho.

Pinker opina que para convertirse en un buen escritor, uno debe pasar mucho tiempo inmerso en los textos, permitiéndose empaparse de miles de idiomas, construcciones, figuras de discurso y palabras interesantes, para desarrollar un sentido de escritura en su mejor estado. “Convertirse en escritor requiere saborear y analizar la ingeniería inversa de ejemplos de buena prosa, que nos den algo a que aspirar y nos permitan llegar a ser sensibles a las miles de cosas que van en una buena oración, las cuales no son posibles de deletrear una por una.”

Nunca dejes de aprender.

6) Escribir bien = Revisar

Ser un buen escritor no significa que escribas las palabras perfectas en el primer intento, sino que le dediques tiempo a tu trabajo para refinarlo.

LA BUENA ESCRITURA REQUIERE REVISAR Y VOLVER A ARREGLAR

“Muchos de los consejos sobre escribir bien son realmente consejos sobre revisar. Porque muy pocas personas son lo suficientemente inteligentes como para ser capaces de establecer cierta apariencia de un argumento y expresarlo en forma clara al mismo tiempo. La mayoría de los escritores necesitan dos pasadas para alcanzar eso, y después de que han llegado a la idea es tiempo de refinar y pulir. Porque el orden en que las ideas se le ocurren a un escritor es muy pocas veces el mismo orden en el que son mejor digeridas por el lector. Y a menudo, la buena escritura requiere revisar y volver a arreglar el orden de lo que introdujiste para que el lector pueda seguirlo con facilidad,” sostiene Pinker.

En palabras de Pinker, el lenguaje evoluciona constantemente. Todos podemos aprovechar estas estrategias para mejorar nuestra escritura, ya sea que lo hagamos como un simple hobbie, por nuestro trabajo o de manera profesional, para mantenerla en privado o deleitar (esperemos) al público con nuestras piezas.

Fuente: Bakadesuyo

https://www.psyciencia.com/6-consejos-de-steven-pinker-para-ser-mejores-escritores/

Peter R. Vergara Ramírez Blogs

Tocando fondo

Peter R. Vergara Ramírez Blogs

Déjalo salir

Peter R. Vergara Ramírez Blogs

La sombra | SALTO AL REVERSO blog

La sombra

Posted by melbag123

1 Vota

Y el cabrón se murió el día de mi cumpleaños. Como si no me hubiera jodido la vida lo suficiente, se murió. Así de fácil. De la misma forma dramática que entró a mi vida se fue. Cosa de que lo recordara para siempre. Tuve que respirar muy hondo para tragarme la noticia. Siempre fue así. La cosa era llevarme la contraria.

Aquella tarde recibí un ramo de lirios sin tarjeta. Apestaban a funeraria y los tiré a la basura. Mis amigas me invitaron al pub de costumbre. Me arreglé con desgano y subí al coche. Miraba por el retrovisor y una sombra en el asiento de atrás me asustó. Frené de golpe en un lugar en el que no me hubiera detenido ni de día. Un vagabundo —que por mi madre se parecía al difunto—, pasó por el lado y me vio de reojo. Respiré profundo y me giré rápido, tenía que agarrar a quien fuera que estuviera allí. No había nadie. Maldita sugestión. Apagué el acondicionador de aire porque hacía frío.

Me aparqué en la calle, lejos del bar. Parecía como si todo el mundo en la ciudad se hubiera dado cita allí esa noche. Tomé el bolso y corrí para alejarme de aquel callejón oscuro. En eso me torcí el tobillo. No es fácil caminar con tacones sobre la brea. Entré al club cojeando —maldiciendo entre dientes—, y busqué si en alguna de las mesas se encontraban mis amigas. Resoplé. Aún no habían llegado. El establecimiento estaba gélido, ya a los cinco minutos estaba titiritando. Tomé el móvil y comencé a llamar, ninguna contestaba. «Vaya que día», pensé. Un hombre en la oscuridad se acercó y me ofreció una copa. Negué con la cabeza. Esperé media hora más y me harté.

Salí furiosa, con el pie adolorido en dirección a donde dejé el auto. Vi como un desconocido tranquilamente abría con la llave, se subía en él y se marchaba sin prisa. Confundida, traté de llamar la policía, pero el móvil se había descargado. Un taxi se detuvo y subí a él. Estaba tan cabreada que ni miré quién lo conducía. Le di la dirección, pero siguió disparado mientras en el asiento de atrás le gritaba que se detuviera.

Me eché hacia delante y descubrí que la sombra se reía de mi mientras manejaba.

Imagen: https://pixabay.com/id/bayangan-pria-topi-michael-jackson-2687048/https://saltoalreverso.com/2017/09/06/la-sombra-2/

Peter R. Vergara Ramírez Blogs