Acaba con tu tristeza

Esta tristeza que siento no se la deseo a nadie. Un sentimiento que cala hondo en mi corazón, derrama lágrimas sobre mi espíritu, y destroza por completo mi ser, ansioso de redimirse ante la vida y las circunstancias que propiciaron mi caída. No es sencillo eliminar la tristeza. Muchos que leen esto lo sabrán muy bien, pero sin embargo me pregunto: ¿para qué me sirve? Quizás para llorar un rato, quizás para recapacitar en todo lo que hice en el pasado para llegar a esto, pero sí sé, por experiencia propia, que tu tristeza te ayuda para que sepas apreciar el valor de la vida, y todo lo hermoso que nos perdemos por estar deambulando por ahí como alma en pena, y buscando la compasión de los demás. Así que, olvida tu tristeza, arroja eso al zafacón porque no sirve de nada. Alegra tu existencia. Ríe, rejuvenece tu rostro, y sigue adelante. Ya lloraste; ahora es tiempo de sacar pecho, y enfrentar tu destino. Vale la pena. ¿O no?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: